La ortodoncia es mucho más que el enderezamiento de los dientes.

Por medio de la corrección de los dientes, se mejora todo el sistema masticatorio y se evita la aparición de caries y de gingivitis. Además, por medio de un sistema de masticación sano las articulaciones de la mandíbula no sufren. Gracias a una terapia a tiempo se pueden evitar enfermedades y dolores de las articulaciones de la mandíbula, en la mayoría de los casos durante la infancia.

La ortodoncia puede servir de apoyo a la logopedia y a menudo es necesaria para preparar los dientes ante una posterior atención protética.

La estética también está unida íntimamente a la función. Unos dientes bonitos, alineados son atractivos. Muestran salud y alegría de vivir y forman parte de la impresión general armónica de la cara.